El Jamón Ibérico de Bellota. Un placer muy sano.

El jamón ibérico de bellota es considerado por la mayoría de expertos como uno de los productos más exclusivos y preciados.  En febrero del 2010 el prestigioso THE WASHINGTON POST, publicó un artículo a través de su reconocido columnista Andreas Viestad, en el cual ya aseguraba que “se derrite en tu boca, con un personaje lleno, pero suave, casi cursi y un sabor a nuez distinta”.

El jamón

Esta glamurosa imagen que nos traslada Andreas en su artículo tiene otro aspecto que también hay que tener en cuenta. No solamente el jamón ibérico de bellota es un producto exquisito sino que además es un producto con unas características cardiosaludables y de gran aporte vitamínico.

En el caso del cerdo ibérico y debido a sus particulares condiciones genéticas y de crianza, su composición en ácidos grasos es tan alta que el catedrático Don Francisco Grande Covián, autoridad mundialmente conocida en el campo de la bioquímica y la nutrición, se refirió a este animal como “un olivo con patas”. Y es que entre los ácidos grasos mono insaturados que contiene destaca el ácido oleico, que es el componente habitual del aceite de oliva.

Además, entre otras propiedades, el jamón ibérico de bellota contiene gran cantidad de hierro, calcio y vitamina D, que son fundamentales para el crecimiento y fortalecimiento de los huesos. Así, el Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Perpetuo Socorro (Hospital Universitario de Badajoz), Don Avelino Ortiz, asegura que entre los alimentos más cardiosaludables “se encuentran aquellos ricos en estos ácidos grasos insaturados y con altos niveles de antioxidantes, entre los que podemos incluir el aceite de oliva, pescados azules, nueces, aceite de semillas, vino tinto en pequeñas cantidades por su nivel de antioxidantes, frutas, verduras, hortalizas y sin duda, el jamón ibérico de bellota”.

De hecho, aparte del aceite de oliva, otro alimento con alto contenido en ácido oleico es la carne de cerdo ibérico. Este animal se alimenta fundamentalmente de bellotas -con tasas de ácido oleico superiores al 65 por ciento-, así como de hierbas y raíces de la dehesa, lo que puede incorporar además sustancias antioxidantes. Alto contenido en ácido oleico. Estas condiciones contribuyen a que su grasa sea rica en este ácido, sobre todo su jamón que llega a porcentajes del 59 por ciento. Además, el cerdo ibérico vive libremente en el campo.

el jamón corazón

Muestra de esta realidad es que el Consejo Regulador de la D.O. DEHESA DE EXTREMADURA es Entidad Colaboradora de la FUNDACIÓN ESPAÑOLA DEL CORAZON.

EmailShare

Leave a Reply